La crisis de identidad y ‘The Temptation of St. Tony (Abad)’

cine

Parece de lo más atribuible a García Berlanga, aunque otros apuestan también por Buñuel. El inicio viene marcado por lo astrohúngaro de un entierro a la vieja usanza, tétrico y, por qué no, grotesco. Mientras, un viejo Lada derrapa a bandazos hasta que choca, pero el cortejo fúnebre pasa impasible por su lado. Es la antesala ante lo que nos vamos a encontrar en el desarrollo del film, un humor negro y ácido que llega a rozar el lado más absurdo e, incluso, irreal de la vida. Una historia kafkiana que puede recordarnos al lado más extraño de grandes películas, como Eyes Wide Shut y la oscura secta que le rodea.

Dirigida por Veiko Õunpuu, The Temptation of St. Tony (Püha Tõnu kiusamine, 2009) narra la historia de un gerente de nivel medio (Taavi Eelmaa), con un nivel de vida y una riqueza muy superior al que tiene la gran mayoría del país, que busca el sentido de la bondad. Un drama que roza el thriller y la comedia negra coproducido entre Estonia, Finlandia y Suecia que fue presentado en 2009. En la 83ª Oscar llegó como candidata a Mejor Película en Lengua Extranjera por Estonia, aunque a España ha llegado a través del Festival de Cine Europeo de Sevilla, cuando obtaba a los Premios EFA de 2010.

The Temptation of St. Tony

Predominando el blanco y negro junto a fuertes contrastes y tonos grisáceos, el protagonista se va sumiendo en el caos más profundo de su propia vida. Irá perdiendo su familia y su conciencia a la vez que penetrará en una crisis de fe, una falta de valores morales y religiosos. No le encontrará sentido a un jefe y un grupo de amigos con los que no casa. Lo que para los demás es normal -el desarrollo del propio rol derrochador y eminentemente capitalista-, para él se encuentra en un devenir hacia la sinrazón. En mitad de su periplo se encontrará con San Antonio Abad (de ahí el nombre de la película), viviendo de ermitaño en una vieja iglesia.

La riqueza y sus protagonistas son degradados hacia la postura más negativa y vergonzosa a la que se pueda llegar. Borracheras, infidelidades, sitios de alterne, homosexualidad encubierta, fetichismo,… pero también pobreza, paro o explotación son los temas que roza el director. Como contrapeso: el uso de un humor muy marcado para contrarrestar esa visión tan pesimista de la sociedad. Un humor que se hace necesario para convertirse en una crítica ácida hacia la sociedad y no sumirnos en el caos del protagonista.

The Temptation of St. Tony

La música tan marcada y personal, el juego con las imágenes y los símbolos, los diálogos cargados de doble sentido y los movimientos de cámara crean un aura terrorífica y desconocida en el que cualquier espectador llega a pensar el porqué se encuentra viéndola. Es necesario digerirla y sacar unas conclusiones, tener la mente abierta y disfrutarla. Puede llegar a resultar un tanto tediosa en las largas escenas sin diálogo y con planos enormemente generales, pero ello no quita que nos encontremos ante una obra de arte de la estética.

No es la primera vez que Õunpuu trata estos temas. En su anterior película (y también la primera), Autumm Ball (Sügisball, 2007) el autor volaba a través de seis personas que vivían en una pequeña localidad manufacturada al estilo soviético. La pedofilia, las infidelidades o la falta de moral eran los temas que abordaba el director. Sin embargo y, a diferencia de ésta, está basada en una novela del mismo nombre escrita por Mati Unt en 1979. En este caso, el guión y la propia historia corre a cargo del director. Una forma de adaptar los problemas estonios a su propia visión pero con el mismo protagonista: Taavi Eelmaa.

The Temptation of St. Tony

En The Temptation of St. Tony el director se centra en mostrar los problemas que más acosan al país, la gran diferencia que existe entre una minoría rica que maneja a una mayoría sumida en la desdicha, el derroche de fortunas en las cosas más banales, la prostitución, la falta de una creencia o una filosofía acertada de la vida. ¿Qué es la bondad? Es lo que intentará buscar el protagonista en toda la historia, pero no es fácil encontrarla. Quizás no nació para descubrirla.

Juanjo Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s