‘Luz silenciosa’, eterno descanso

El plautdietsch es un dialecto que procede del alemán y se habla en algunas partes de Canadá, Estados Unidos, Kazajistán, Argentina, Chile y México, entre otros países. Unos 300.000 menonitas son los encargados de que éste perviva y esté tan extendido por todo el mundo —aunque muy focalizado en lugares concretos—. En torno a esta comunidad y su lengua se desarrolla la película Luz silenciosa de Carlos Reygadas. El joven director mexicano debutó en el año 2000 a través de la que se considera su mejor obra hasta el momento: Japón. Siete años después se estrenó ésta, su tercera película, y obtuvo una importante lista de premios, entre ellos, el Premio del Jurado del Festival de Cannes de 2007 y el Colón de Oro del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva del mismo año.

Luz silenciosa se centra en la vida de Johan (Cornelio Wall), un menonita que habita en el estado de Chihuahua y que, a pesar de estar casado y con varios hijos, mantiene una relación amorosa con otra mujer. Algo totalmente contrario a las leyes establecidas por su religión y su entorno. Johan encontrará la comprensión de su padre y allegados, sin embargo, verá imposible mantener una disyuntiva sentimental que le incomoda en todo momento.

Los menonitas componen un grupo religioso adscrito al movimiento cristiano anabaptista que surgió a partir de la Reforma Protestante. Una minoría con creencias pacíficas y trinitarias que tuvieron que huir durante el siglo XVI desde los Países Bajos y Bélgica debido a las persecuciones que recibieron. Algunos se alojaron tiempo más tarde en Rusia, Polonia y, principalmente, Ucrania. Sin embargo, otros emigraron a América para realizar labores agrícolas y ganaderas, donde aún habitan en varias zonas de América Latina.

Reygadas contó con un elenco de actores no profesionales para elaborar una película de más de dos horas de duración que debe ser visionada con tranquilidad y descanso. Como declaró el propio director, el deseo de utilizar como intérpretes a miembros de la propia comunidad se basa en su desencanto con lo que llama “las películas de disfraces”. “Si pones a Nicole Kidman y a Richard Gere y a no sé quien, pues es la nueva película de esos tipos haciéndola ahora de menonitas”, declaró en una entrevista acerca de la cuestión.

Una historia sencilla pero cargada de grandes dosis artísticas en la que destacan largos planos con apenas acción —como ver amanecer en tiempo real en el comienzo del film— que en contados casos llegan a ser algo tediosos. La viveza de los colores, la propia naturaleza del lugar y el sonido ambiente cautivan a un espectador predispuesto a disfrutar más con la puesta en escena que con la historia en sí. Apenas hay música ni artificios que le resten naturalidad. Es el placer de escuchar lo obviado. Disfrutar del silencio. El eterno descanso que acoge un final un tanto ficcional y surrealista.

Podéis ver algunos fotogramas de la película y más información en: www.luzsilenciosa.com

Juanjo Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s