La animación visibiliza a la vejez


El cine de animación para adultos está en alza. Parece que la etapa en la que los dibujos animados solo podía ir dirigida a los más pequeños ha llegado a su fin. Quizás haya sido el éxito de Chico y Rita (2010, España y Reino Unido) lo que les ha hecho matar el gusanillo al equipo de Arrugas (2011, España).

Paco Roca, creador de esta historia que primero vio la luz en cómic, ha puesto su granito de arena también en  esta adaptación cinematográfica dirigida por Ignacio Ferreras. Los aproximadamente 80 minutos de duración se convierten en un paseo ameno, realista y rico en matices por la vida de unos ancianos en un geriátrico.

Emilio, el protagonista de Arrugas, a su llegada en la residencia

Nuestro protagonista, Emilio, es un anciano con principio de alzheimer que afronta una nueva etapa en su vida. Ahora su lugar no está en casa sino en la residencia con otros abuelos. A través de las vivencias de curiosos personajes, basados en casos reales y cercanos —según el propio Roca—, el filme profundiza de una manera tenaz, bella y atrevida en la realidad de un colectivo poco visible socialmente.

Hace unos años ya vimos un intento divertido pero anecdótico en el cortometraje La dama y la muerte (2009, España). En Arrugas encontramos, además, la madurez de un historietista que se atreve a plasmar otro tipo de relatos enriquecedores, en definitiva, para el cómic español.

El propio Roca declaró la imposibilidad de rodar esta película con actores reales, ya que acarrearía importantes dosis de dramatismo. No le falta razón. Arrugas es lo que es gracias a la animación. Sería impensable imaginar todo ese ardid de brillantes recursos sin el trazo generoso de Roca, que derrocha verosimilitud en cada detalle.

Arrugas no es un canto esperanzador sobre la vejez y el fin de los días. La psicología de sus personajes, el desarrollo de la historia y los obstáculos que atraviesan en la película llegan a conformar un todo bien hilvanado, donde el hilo dorado es, sin duda, el humor. Lo desternillante llega a su culmen en varias escenas, conseguidas posiblemente por la excelente observación del creador. No faltan los estereotipos, los miedos y dolencias sobre los mayores, variadas y adecuadamente interpretadas. Una de las mayores virtudes de esta película es el acercamiento a una temática silenciada que ha tomado color y vida. Y es que Arrugas ha sabido reflejar pasividad y actividad, pesimismo y optimismo, vida y muerte, capacidad e incapacidad con un lenguaje llano, directo y atrayente.

Para los amantes y no amantes del cómic, no dejéis pasar esta película sin darle una oportunidad. Tenéis asegurado un rato agradable en buena compañía, aunque la realidad por más dibujos con los que se muestre, seguirá siendo eso, realidad.

Como tentempié, os dejamos el tráiler de la película:

Su paso por los Goya en 2012 no pudo ir mejor. Ganó en las dos categorías en las que era candidata. Fue elegida Mejor Película de Animación y Mejor Guión Adaptado.

María José Gata

Anuncios

2 Respuestas a “La animación visibiliza a la vejez

  1. Pingback: Bitacoras.com·

  2. Pingback: Trabajar desde casa: Memorias de un hombre en pijama | gritanlosdedos·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s